Esta temporada he podido disfrutar plenamente del futbol desde dentro. He podido vivir el día a día de una temporada que nos ha llevado hasta disputar unos play-off que nos dejaron un mal sabor de boca.

La temporada empezaba muy pronto (cosa que supimos después) ya que cuando empezó no teníamos fecha de inicio de la liga, debido a la pandemia. El dia 1 de agosto era el dia escogido por el Mister Nacho Castro para iniciar el trabajo preparativo para un año intenso que tenía que llevarnos como mínimo a la nueva segunda B «pro» como la llamaban entonces.

El Campeón andorrano en pretemporada

En la larga preparación, uno de los partidos que más ilusión me hizo fue el que disputamos en Prada de Moles, contra el Inter Club d'Escaldes de mis amigos Coke, Fede, Ilde, Juli, etc. En un largo verano un poco de amigos aunque rivales ese día no estaba mal.

Clic en la imagen para ver camisetas del Inter de Escaldes

Otro de los alicientes esta temporada, ha sido poder compartir con mi amigo Gilbert, todos los desplazamientos que hemos realizado, ayudandome en trabajo diario y así consiguiendo que todo saliera perfecto.

Debut en Llagostera

El calendarió quiso que el primer partido fuera en Llagostera, contra el útlimo rival que nos quedó pendiente antes del parón por la pandemia. Viajamos a un campo donde sabíamos que nos iba a costar mucho ganar, pero trabajamos con todo para sacar el primer punto de la temporada.